Ciudades pequeñas para ver en un fin de semana.

New bridge in Ronda, one of the famous white villages in Málaga, Andalusia, Spain

Escapar de la rutina, ya sea invierno, primavera, verano…¿qué más da?. El caso es disponer de dos días para recorrer lugares con encanto. Son las llamadas ciudades pequeñas para ver en un fin de semana.

Para ello hemos seleccionado un bello y variado ramillete de estas ciudades cómodas de recorrer y con mucho que ofrecer al visitante. Nuestra propuesta consta de estas cinco opciones repartidas por todo el territorio nacional.

1.- ÁVILA: 

Castilla León dispones de más de una de esas ciudades pequeñas para recorrer en un fin de semana, pero de todas ellas destaca sin duda y por muchas razones Ávila.

Esta preciosa y magníficamente conservada ciudad amurallada destaca precisamente por ello, por su muralla que abraza la ciudad y que impresiona por su majestuosidad y perfecto estado. Su imagen de noche iluminada es imprescindible.

Cuna de Santa Teresa de Jesús, se  puede precisamente visitar el Convento y Museo de la Santa.

Otros lugares destacados de esta ciudad son su Catedral, de estilo Gótico, la Basílica de San Vicente o el mirador de Los cuatro postes, que ofrece una panorámica de la ciudad que nadie debe dejar de visitar.

2.- CUENCA:

Declarada ciudad Patrimonio de la Humanidad, el encanto de Cuenca pasa indudablemente por sus famosas «Casas Colgantes» de las cuales en la actualidad solo tres están abiertas al público.

Destaca su Catedral de Santa María y San Julián , su Plaza Mayor como lugar de encuentro en una zona estratégica y diseñada para hacer un alto y tomar algo en plena tranquilidad, o el famoso Convento de San Pablo, a las afueras de la ciudad y que dispone de unas vistas privilegiadas orientadas hacia la misma.

3.- RONDA: 

Considerada la tercera ciudad mas visitada de Andalucía, esta ciudad malagueña despide encanto y magia por todos sus rincones.

Construida a lomos de un barranco conocido como «El Tajo de Ronda» resulta espectacular disfrutar de las vistas tanto de la ciudad como de los parajes naturales que desde el mismo se describen.

Otro de sus grandes atractivos es su impresionante plaza de toros, que data de 1785.

A nuestra visita añadimos el Palacio de Mondragón, el Palacio del Rey Moro o los originales Jardines de Cuenca, denominados así por el hermanamiento entre ambas ciudades y que se deslizan frente al  tajo y al Puente Nuevo.

Otro de sus encantadores rincones es el Mirador de Aldehuela, con vistas a plena serranía.

4.- MÉRIDA:

Ciudad extremeña cuna de la cultura romana por excelencia, está al igual que Cuenca, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad y su conjunto arqueológico tal vez sea el de mejor conservación de todo el territorio nacional.

La presencia romana en la ciudad se define por lugares tan destacados como el Teatro y el Anfiteatro, Los Columbarios, La Casa del Mitreo, el Circo Romano,, el Acueducto de San lázaro, el Templo de Diana o el Museo Nacional de Arte Romano.

Otras culturas como la árabe también dejan sus huellas en esta encantadora ciudad, ejemplo que vemos en la conocida Alcazaba Árabe.

5.- HUESCA:

Esta pequeña joya aragonesa nos recibe con una imponente Catedral en una plaza tranquila y rodeada de árboles que la convierten en un lugar de auténtico disfrute.

La Catedral, que mezcla estilo Gótico y Renacentista, fue declarada Monumento Histórico Artístico a principios del siglo pasado, y además de su majestuosa fachada principal, dentro, el Retablo Mayor destaca por su belleza.

Además resultan muy recomendables la Plaza de la Universidad, Los museos Diocesano y Arqueológico o la colorida Plaza de Luis López Allué, también conocida como Plaza del Mercado, cerca de la cual se asienta el precioso Monasterio de San Pedro el Viejo construido en el siglo XII.

Este monumental conjunto destaca por su Retablo Mayor y como no, por el Claustro.

Las ciudades pequeñas para ver en un fin de semana son una opción que acaba siendo un soplo de aire fresco entre la rutina y las prisas de nuestro día a día.